miércoles, 20 de enero de 2010

El principio de Conservación del Acto en la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado



El incumplimiento de las disposiciones de la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado acarrea la nulidad en las etapas del proceso de selección, retrotrayéndose al momento anterior a aquél en que se produjo dicho incumplimiento, según el artículo 97 del Reglamento; es decir, que si un proceso de selección incurre en causal de nulidad en la etapa de evaluación de propuestas por no acatar alguna formalidad establecida en las Bases y/o en el Reglamento, y posteriormente se otorga la buena pro, éste proceso sería nulo y debería regresarse para subsanar la formalidad incumplida y efectuar una nueva evaluación. No obstante que una aplicación literal de la norma, nos llevaría a esta conclusión, debemos realizar un análisis de dichas infracciones a la luz del principio de conservación del acto.


En este sentido, todo acto administrativo debe cumplir con ciertos requisitos para su validez, tales como ser emitido a través de un procedimiento regular, por un órgano competente, motivando su objeto y contenido y que éste se adecue a las finalidades de interés público; pero hay determinadas circunstancias en que a pesar de que se incumplen alguno de estos elementos de validez, el ordenamiento jurídico apuesta por la aplicación del principio de conservación del acto antes que declarar su nulidad, así lo ha recogido el artículo 14° de la Ley 27444, Ley del Procedimiento Administrativo General que prescribe “Cuando el vicio del acto administrativo por el incumplimiento a sus elementos de validez, no sea trascendente, prevalece la conservación del acto, procediéndose a su enmienda la propia autoridad emisora”.

La aplicación del principio de Conservación del acto, no es ajena a la normatividad de la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado y si bien no es acogida expresa y literalmente por el texto normativo, ha sido el Tribunal de CONSUCODE quien se ha encargado de delimitar la figura en el marco de los principios de eficiencia, economía y trato justo e igualitario, estableciendo que aún cuando se advierte la presencia de causales de nulidad, la importancia de ellas, su carácter adjetivo y la ausencia de materialidad de sus efectos ameritan declarar la conservación del proceso y del otorgamiento de la buena pro, considerando, principalmente, que no se advierte que como consecuencia de tales vicios se haya causado agravio a la Impugnante o se haya quebrantado la esencia de los principios de principio de libre competencia, economía y demás relativos a la contratación pública (Resolución Nº 060/2004.TC-SU, Nº 519/2004.TC-SU, Nº 001/2007.TC-SU, Nº 1487/2007.TC-S1); es decir que comprobándose objetivamente causales de nulidad, el Tribunal prefiere conservar el acto, pues estas causales no habían sido trascendentes y no ameritaban sacrificar todo un proceso de selección, retrotrayéndolo a las etapas en que se incurrieron los vicios con la innecesaria dilación de tiempo que implica efectuar un nuevo calendario de las etapas del proceso de selección y la postergación de la satisfacción de necesidades por parte de la entidad.

En otro caso, las Bases Administrativas de un proceso de selección en una Municipalidad no fueron aprobadas por la autoridad competente, no obstante ello, el Tribunal de Consucode en la Resolución Nº 1415/2007.TC-S2 estableció que “en aplicación del principio de economía que rige las contrataciones y adquisiciones del Estado, en virtud del cual se aplicarán los criterios de simplicidad, austeridad, concentración y ahorro en el uso de los recursos, en las etapas del proceso de selección y en los acuerdos y resoluciones recaídos sobre ellos, este Colegiado considera que si bien el Alcalde de La Entidad no aprobó las Bases del proceso de selección bajo análisis, las cuales fueron finalmente aprobadas por su Gerente Municipal, dicha irregularidad no acarrea la nulidad del acto, el cual debe conservarse conforme a lo dispuesto en el artículo 14 de la Ley Nº 27444, Ley del Procedimiento Administrativo General”.

Cómo puede apreciarse de los abundantes precedentes establecidos por Consucode corresponde a la ratio legis de las normas de contrataciones y adquisiciones del Estado optar siempre por la conservación de un acto, cuando el incumplimiento de alguno de sus requisitos no conlleva mayor perjuicio a la entidad ni a terceros y no cambia el sentido de la decisión final del mismo acto en caso de haberse cumplido.

................
Autor: Mg. Gloria Tatiana Panta Ordinola

Fuente: El Regional de Piura. Ed. 12.12.2007