jueves, 27 de mayo de 2010

Severn Cullis-Suzuki: cuando las convicciones son parte de nuestra vida y producto de una política educativa.

"Las Convicciones son Esperanzas"
Bertolt Brecht


Se llama Severn Cullis-Suzuki (1979), es canadiense y en su infancia y adolescencia hizo más por el mundo que muchas personas en varias vidas, demostrando el increíble poder que todos tenemos cuando nos comprometemos a vivir conscientemente.
A la edad de 10 años fundó ECO (Environmental Children’s Organization) con un grupo de amigos en Vancouver para la enseñanza de temas ambientales para niños. Con ellos asistió a los 13 años a la Cumbre de la Tierra, la “Earth Summit” en Rio de Janeiro en 1992, donde, en presencia de altos cargos mundiales y representantes de Naciones Unidas, pronunció el que se ha calificado como “el mejor discurso político escuchado nunca en la ONU“.
Su discurso, sereno, sabio, sincero y emotivo es atemporal y una agria explicación del estado de nuestro mundo. Sus palabras actualizan las del jefe indio Noah Seattle y nos hacen ver que llevamos 200 años gritando lo mismo.
Este es el famoso discurso que tendría que ser un mantra de los políticos y todos los organismos oficiales en el 2009 y que también nos podemos aplicar los ciudadanos para hacer de verdad un mundo habitable. Y no hablamos de derecho a soñar sino de derecho a VIVIR.
A continuación el integro de su discurso:

  • Hola, soy Severn Suzuki y hablo por ECO (Environmental Children’s Organisation), Organización Infantil del Medio Ambiente. Somos un grupo de niños de 13 y 14 años de Canadá intentando lograr un cambio: Vanessa Suttie, Morgan Geisler, Michelle Quigg y yo.

  • Recaudamos nosotros mismos el dinero para venir aquí, a cinco mil millas, para deciros a vosotros, adultos, que tenéis que cambiar vuestra forma de actuar. Al venir aquí hoy, no tengo una agenda secreta. Lucho por mi futuro.

  • Perder mi futuro no es como perder unas elecciones o unos puntos en el mercado de valores. Estoy aquí para hablar en nombre de todas las generaciones por venir. Estoy aquí para hablar en defensa de los niños hambrientos del mundo cuyos lloros siguen sin oírse. Estoy aquí para hablar por los incontables animales que mueren en este planeta porque no les queda ningún lugar adonde ir. No podemos soportar no ser oídos.

  • Tengo miedo de tomar el sol debido a los agujeros en la capa de ozono. Tengo miedo de respirar el aire porque no sé qué sustancias químicas hay en él. Solía ir a pescar a Vancouver, mi hogar, con mi padre hasta que hace unos años encontramos un pez lleno de cánceres. Y ahora oímos que los animales y las plantas se extinguen cada día, desvaneciéndose para siempre.

  • Durante mi vida, he soñado con ver las grandes manadas de animales salvajes y las junglas y bosques repletas de pájaros y mariposas, pero ahora me pregunto si existirán siquiera para que mis hijos los vean.

  • ¿Tuvieron que preguntarse ustedes estas cosas cuando tenían mi edad?

  • Todo esto ocurre ante nuestros ojos y seguimos actuando como si tuviéramos todo el tiempo que quisiéramos y todas las soluciones. Soy solo una niña y no tengo todas las soluciones, pero quiero que se den cuenta: ustedes tampoco las tienen.

  • No saben como arreglar los agujeros en nuestra capa de ozono. No saben como devolver a los salmones a aguas no contaminadas. No saben como resucitar un animal extincto. Y no pueden recuperar los bosques que antes crecían donde ahora hay desiertos.

  • Si no saben como arreglarlo, por favor, dejen de romperlo.

  • Aquí, sois delegados de gobiernos, gente de negocios, organizadores, reporteros o políticos, pero en realidad sois madres y padres, hermanos y hermanas, tías y tíos, y todos vosotros sois el hijo de alguien.

  • Aún soy solo una niña, y sé que todos somos parte de una familia formada por cinco billones de miembros, de hecho por treinta millones de especies, y todos compartimos el mismo aire, agua y tierra. Las fronteras y los gobiernos nunca cambiarán eso.

  • Aún soy solo una niña, y sé que todos estamos juntos en esto y debemos actuar como un único mundo tras un único objetivo.

  • En mi rabia no estoy ciega, y en mi miedo no estoy asustada de decir al mundo como me siento.

  • En mi país derrochamos tanto… Compramos y despilfarramos, compramos y despilfarramos, y aún así así los países del Norte no comparten con los necesitados. Incluso teniendo más que suficiente, tenemos miedo de perder parte de nuestros bienes, tenemos miedo de compartir.

  • En Canadá vivimos una vida privilegiada, plena de comida, agua y protección. Tenemos relojes, bicicletas, ordenadores y televisión.

  • Hace dos días, aquí en Brasil, nos soprendimos cuando pasamos algún tiempo con unos niños que viven en la calle. Y uno de esos niños nos dijo: “Desearía ser rico, y si lo fuera, daría a todos los niños de la calle comida, ropas, medicinas, hogares y amor y afecto”.

  • Si un niño de la calle que no tiene nada está deseoso de compartir, ¿por qué somos nosotros, que lo tenemos todo, tan codiciosos?

  • No puedo dejar de pensar que esos niños tienen mi edad, que el lugar donde naces marca una diferencia tremenda, que podría ser uno de esos niños que viven en las favellas de Río; que podría ser un niño muriéndose de hambre en Somalia; una víctima de la guerra en Oriente Medio o un mendigo en India.

  • Aún soy solo una niña y se que si todo el dinero gastado en guerras se utilizara para acabar con la pobreza y buscar soluciones medioambientales, qué lugar maravilloso sería la Tierra.

  • En la escuela, incluso en el jardín de infancia, nos enseñan a comportarnos en el mundo. Ustedes nos enseñan a no pelear con otros, a arreglar las cosas, a respetarnos, a enmendar nuestras acciones, a no herir a otras criaturas, a compartir y no ser codiciosos. ¿Entonces por qué salen fuera y se dedican a hacer las cosas que nos dicen que no hagamos?.

  • No olviden por qué asisten a estas conferencias, lo hacen porque nosotros somos sus hijos. Están decidiendo el tipo de mundo en el que creceremos. Los padres deberían poder confortar a sus hijos diciendo: “todo va a salir bien”, “esto no es el fin del mundo” y “lo estamos haciendo lo mejor que podemos”.

  • Pero no creo que puedan decirnos eso más. ¿Estamos siquiera en su lista de prioridades? Mi padre siempre dice: “Eres lo que haces, no lo que dices”.

  • Bueno, lo que ustedes hacen me hace llorar por las noches. Ustedes, adultos, dicen que nos quieren. Os desafío: por favor, haced que vuestras acciones reflejen vuestras palabras. Gracias.
Hoy Severn Cullis-Suzuki tiene 30 años y su activismo continua. Licenciada en biología evolutiva y ecología por la Universidad de Yale, ha co-creado el “The Skyfish Project” y participó en la comisión asesora especial de Kofi Annan para cuestiones de medioambiente.

Hoy, "la población mundial ha crecido de 5,570 millones de personas en 1993 a 6,250 millones en el año 2000, y se espera que casi se duplique en los siguientes 50 años, llegando el 2,050 a ser aproximadamente 10,000 millones de personas. El primer trillón de barriles de petróleo se consumió en 125 años. El siguiente trillón se consumirá en los próximos 30 años. Es decir, la demanda de recursos naturales para atender las necesidades de la población mundial es enorme. El desarrollo tecnológico, explosivo de los últimos 50 años, ha arrasado con bosques, contaminado mares y desaparecido especies naturales. La utilización de la energía derivada de los combustibles fósiles, llámese petróleo, gas natural o carbón, es responsable de las tres cuartas partes de la emisión de Dioxido de Carbono, CO2, generada por el hombre hacia la atmósfera. El resto de esta emisión surge principalmente de la criminal deforestación de los bosques. Esta emisión de CO2 se convierte, por decirlo así, en una gran nube que atrapa el calor de la tierra, es decir, el famoso efecto invernadero y este calor es la causa principal del calentamiento global. Es ello lo que ubica el tema ecologista como parte de los cambios culturales de la nueva sociedad que vivimos. La sociedad de la Información o del Conocimiento, definida así por los impresionantes cambios tecnológicos y económicos que vivimos, requiere reestructurar sus nuevas y propias políticas educativas".(1)

La educación nacional, concebida como el proceso formativo de ciudadanos para una sociedad nacional, para la sociedad peruana, es decir, para formar parte de un grupo humano integrado, con valores compartidos y un proyecto en común, debe ser rediseñada. Nuestro deber y el de la educación nacional es elevar la calidad del pensamiento de nuestra población, desarrollar su potencial saludable, atender la sed de ideales y valores hacia el bienestar colectivo que es inherente al ser humano .(2)

Proyectos de vida como Severn Cullis-Suzuki, son resultado de políticas integrales dentro del sector educación, por ello no es raro de que el 5o Congreso mundial de educación ambiental se haya desarrollado en Montreal el 2009.

Como decía el maestro Carvallo "los ciudadanos de esta nueva sociedad, sus líderes y actores, deben saber resolver los nuevos problemas que existen hoy al haberse modificado significativamente las condiciones ambientales en la vida de las personas. Estos problemas requieren un correcto entendimiento para lograr las respuestas y soluciones adecuadas y lograr un actuar como parte de un colectivo donde el bienestar general les sea indispensable. La escuela debe proporcionarle los valores para esa vida en comunidad".(3)

Gonzalo Castro, en su obra "Un mendigo sentado en un banco de oro: Reflexiones sobre desarrollo y medio ambiente en el Perú", (2005) establece que "no hay otro país ubicado en el trópico, con una corriente de agua fría que baña casi toda su costa a un lado y una cordillera con glaciales, muy cerca, del otro lado. Esta heterogeneidad geográfica ha hecho florecer el maravilloso ecosistema que poseemos. Pero esta felicidad se puede convertir en el drama de ser un país con tan enorme responsabilidad y sin educación para ejercerla".

La complejidad de los problemas ambientales actuales, su globalidad y la controversia que éstos provocan requieren que sean abordados a partir de un enfoque que integre las perspectivas ambientales y sociales. Sólo de este modo se podrá hacer frente a los graves problemas que representan los cambios climáticos, el deterioro de los ecosistemas, la contaminación, la pérdida de biodiversidad y la acumulación de desechos, entre otros, que se producen al mismo tiempo que se agudizan las problemáticas sociales como la inequidad, la discriminación, la pobreza, la violencia y la guerra, entre otros males actuales. Hoy más que nunca, la educación ambiental es llamada a jugar un papel preponderante para contribuir al desarrollo de una ciudadanía informada, reflexiva, crítica y competente, comprometida con los cambios sociales y políticos por una sociedad eco-responsable y una Tierra más sana, digna, justa y solidaria.

Lamentablemente, dentro del campo educacional hoy se habla más de educación sexual (que es importante, pero que es propugnada generalmente por las grandes empresas farmacéuticas del mundo en pro de utilidades), que de educación ambiental. No se equivoca Lucie Sauvé, cuando manifiesta que "“en el contexto de la mundialización, la educación responde a una misión económica. En el lenguaje de las grandes organizaciones, se habla de formación de recursos humanos (unctad, 1993; onu, 1995) y de capital humano (Albala-Bertrand, 1992; unctad, 1993). Como ejemplo, citemos este extracto de la Oficina Internacional de Educación de la unesco (bie, 1998, p. 11, traducción libre): «Cada niño debería adquirir los conocimientos, las habilidades y las actitudes necesarias para su desarrollo personal en una sociedad globalizada, y llegar a ser miembro activo en un mercado en rápida evolución». La misma lógica se encuentra en la Declaración de Johannesburgo: Debemos colaborar para ayudarnos unos a otros a tener acceso a recursos financieros, a beneficiarnos de la apertura de los mercados, a promover la creación de capacidades, a utilizar la tecnología moderna para lograr el desarrollo y para asegurarnos de que se fomente la transferencia de tecnología, el mejoramiento de los recursos humanos, la educación y la capacitación, a fin de erradicar para siempre el subdesarrollo (onu, 2002). Haciéndonos eco de los propósitos de numerosos autores, entre ellos Laval y Weber (2002), Petrella (2000), Carnoy (1999), Olsen (2004), Li (2003), denunciamos la globalización que transforma la educación en un «subsector de la economía»: Las organizaciones internacionales (como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional), los gobiernos nacionales y locales, y algunas corporaciones transnacionales, tienden a promover una reforma curricular que insiste en el desarrollo del saber y de las habilidades necesarias para entrar en competencia en el mercado global, y para aprovechar las ventajas de la globalización. Este enfoque no favorece la investigación crítica de las causas y de las consecuencias de la globalización. Ella tiende a promover la globalización, la economía capitalista, y contribuye a la homoge¬neización y a la estandarización de los currículos y de las prácticas educativas, tanto en el medio formal como en el informal. En este sentido, hay que reconocer que el programa político-económico del desarrollo sostenible que invade el campo de la educación se inscribe en la lógica pragmática de la globalización. El esquema conceptual del desarrollo sostenible, tal como aparece en los documentos formales (por ejemplo en el de la unesco, 2004), corresponde a tres esferas interrelacionadas: las de la economía, las de la sociedad y las del medio ambiente. Se trata de una economía exógena, situada fuera de la sociedad, que impone sus reglas a las relaciones sociedad-medio ambiente”.(4)

Insiste Sauvé, que "la educación ambiental no es una educación temática colocada dentro de una pluralidad de otras. Se centra en una de las tres esferas (concéntricas) de interacciones que se encuentran en la base del desarrollo personal y social. En estrecha conexión con la esfera de la relación consigo mismo (zona de construcción de la identidad), y con la esfera de la relación con el otro humano (zona de desarrollo de las relaciones de alteridad), existe la esfera de la relación con el ambiente, con lo otro no humano, con el estilo de vida compartido entre lo humano y las otras formas de vida. Es en esta esfera, en relación con las otras dos y más allá de ellas, en la que interviene la educación ambiental. Se trata, pues, de una dimensión esencial de la educación fundamental, que no puede ser alienada a la prescripción de un programa político-económico mundial. La educación ambiental no debe ser politizada. Se preocupa, no obstante, de lo político (en el sentido de compromiso social), y prosigue su búsqueda crítica de fundamentos y de metas para el actuar educativo como forma del actuar social".

Ante ello, nos preguntamos ¿Qué está pasando a nivel curricular, con lo relacionado al medio ambiente? ¿en las curriculas nacionales se le dá el enfóque, social, humano, filosófico, cultural y económico a éste problema? ¿Qué se ha formulado o reformulado a nivel jurídico en contra de los relaves mineros que vienen acabando con nuestra selva, sea actividad "formal" o informal?, la respuesta es triste y desoladora, NADA, ABSOLUTAMENTE NADA, en el Perú la política actual ve al medio ambiente como el último sector de protección, lamentablemente la prensa, las grandes corporaciones mineras y otras industrias y el poder político se han unido en un inefable propósito: obtener el lucro a costa del medio ambiente nacional.

Así la educación que se viene brindando solo dará como resultado que nuestros jóvenes salgan soldados pro modelo liberal, pro globalización olvidándose que la existencia misma depende del respeto a la naturaleza. A pesar de que se ha creado el Ministerio del Medio Ambiente, no deja de ser urgente que se tomen acciones concretas en pro del bienestar de nuestro sistema ecológico-cultural. Hoy nuestra costa, sierra yselva, viene siendo desolada por un grupo de cerdos, que digo, Hienas. MALDITO, MIL VECES MALDITO quien lucra contaminando, por ello al paso que nuestras autoridades van le está dando el legítimo derecho tanto al pueblo como a la misma naturaleza de desbordar la mayor de sus iras. ¡Y no me jodan que lo del "perro del hortelano" no me la creo ni a vainas carajo!


.....................
Este artículo ha sido eleborado en función de información web contenida en wikipedia, blog alternativo, cientec.or.cr, entre otros:
(1)Mendo, José, “Educación, Atomismo y Totalidad”, Ideario. Lima: Universidad Nacional mayor de San Marcos. 2007
(2) Howard C. Cutler, El arte de la felicidad. Grijalbo Mondadori, 1999
(3) Cit. J Dewey, “Lo que es la educación”, Constantino Carballo, Educarnos Hoy,1994.
(4) Lucie Sauvé: "La educación ambiental y la globalización: desafíos curriculares y pedagógicos" Colombia. 2010