viernes, 5 de noviembre de 2010

El Concepto de Partido Político en la Ciencia Política y su marco legal en el Perú.

El termino partido remite etimológicamente desde el latín al verbo partire, que significa “dividir” y deriva de la palabra “parte”. El concepto partido, entró en el vocabulario de la política en el siglo XVII, y evolucionó durante la siguiente centuria. Los partidos políticos se organizaron a partir del siglo XIX porque, a partir de ese momento, la renovación de los poderes públicos requirió en forma regular de las elecciones populares y la actuación de los grupos parlamentarios a través de comités electorales; también la entrada de grupos sociales antes excluidos de la participación política hicieron necesaria la creación de nuevas formas de asociación y expresión política, entre las que destaca la propia figura de los partidos. Entre los primeros estudiosos sistemáticos de los partidos políticos destacan los clásicos de Edmund Burke, Musei Ostrogorski, Robert Michels y Max Weber (entre otros). De ellos se recuperan aquí algunas definiciones y perspectivas ampliamente reconocidas sobre lo que son y hacen los partidos políticos en los sistemas democráticos. Según la definición de Burke “un partido es un cuerpo de hombres unidos para promocionar, por medio de la unión de sus esfuerzos, el interés nacional sobre la base de un principio concreto respecto del cual todos se muestran de acuerdo (una opinión organizada)”. Por su parte Ostrogorski señaló en su libro clásico Democracy and The Organization of Political Parties, que los partidos políticos pasan rápidamente de su vocación democrática de constructores de mayorías a convertir “la unidad del partido como preocupación suprema”, proceso en que se instalan los cuadros profesionales en el dominio de la organización alejándola de ideales democratizadores. Este ultimo aspecto, el carácter oligárquico en los partidos fue desarrollado ampliamente por Michels en 1911, en su célebre obra “Partidos Políticos: un estudio sociológico de las tendencias oligárquicas de la democracia moderna” (1)

El concepto de partido político es un concepto móvil que ha ido transformándose a medida de que la sociedad evoluciona. Si bien en un primer momento los teóricos pusieron más énfasis en el aspecto asociativo o ideológico de los partidos (como sucede con Constant, Burke, Marx o Engels), posteriormente tendieron a subrayar otros aspectos tales como el organizativo, el temporal y el representativo o electoral (como sucede en OStrogorski, Weber, Michels, Duverger o Satori). Es difícil ofrecer una definición que pueda englobar a todos los partidos políticos de todas las épocas y todos los países, puesto que tanto desde el punto de vista interno (organización, funcionamiento, estructura,…) como desde el externo (sistema político, sistema de partidos…), los partidos han ido y siguen siendo muy heterogéneos. Concientes de la necesidad de definir el concepto de un modo amplio, podríamos calificar de “partido político” a una asociación de individuos unidos por la defensa de los intereses, organizada internamente mediante una estructura jerárquica, con afán de permanencia en el tiempo y cuyo objetivo sería alcanzar el poder político, ejercerlo y llevar a cabo un programa político. (2)

La revalorización del papel de los partidos en América Latina conduce a pensar en el modo en que estas organizaciones se comportan no solo en relación al sistema político, sino como sistemas en si mismos. Esto obliga a pensar en los partidos como sistemas que cuentan con un conjunto de reglas y normas escritas o consuetudinarias, que establecen el tipo de interacción que debe darse en el interior del mismo y en relación con el entorno; que eligen a sus representantes a partir de un sistema electoral propio, que reclutan a sus miembros que cuentan con sus propios poderes de toma de decisiones y que tienen sus sistema de resolución de conflictos internos. Los partidos son mini sistemas integrados por actores internos que compiten por ganar el control de sus cuerpos de gobierno e influencia sobre la vida partidista. Desde esa visión es posible pensar que las organizaciones partidistas no son actores unitarios sino complejas organizaciones que se comportan en ámbitos diversos y con una variopinta gama de intereses, por lo que dentro de ellos compiten intereses particulares en función muchas veces de motivaciones individuales. Para ganar elecciones es necesario que se de cierta combinación de intereses de grupos, sin la cual luego sería imposible gobernar. Los partidos son precisamente los que intentan llevar a cabo esta combinación de intereses. Si como señala Kitschelt, los partidos “son sistemas de conflicto con sub coaliciones de activistas que abogan por diversas estrategias y objetivos; entonces, no son organizaciones uniformes ni homogéneas. Por el contrario, son sumamente complejas y heterogéneas. Cualquiera que sea su configuración orgánica, son una suma de individuos que forman constelaciones de grupos rivales con intereses específicos pero con voluntad de superar las diferencias y articular esos intereses diferenciados en pos de una meta mayor” (3)

En el Perú, la definición legal de Partido Político se encuentra materializada en el artículo 2 de la Ley Nº 28094, concibiéndose a éstas organizaciones como “asociaciones de ciudadanos que constituyen personas jurídicas de derecho privado cuyo objeto es participar por medios lícitos, democráticamente, en los asuntos públicos del país dentro del marco de la constitución política del estado y de la presente ley”. Además de la norma normarum y la ley acotada, existe en nuestra legislación todo un marco legal para la vida partidaria nacional, entre sus dispositivos destacan la Ley Nº 26859 (Ley Orgánica de Elecciones), Ley Nº 27683 (Ley de Elecciones Regionales), Ley N° 26864 (Ley de Elecciones Municipales), Ley Nº 28360 (Ley de elecciones de representantes ante el Parlamento Andino), Resolución Nº 120-2008-JNE (Reglamento del Registro de Organizaciones Políticas), Resolución Jefatural Nº 060-2005-J-ONPE (Reglamento de Financiamiento y Supervisión de Fondos Partidarios), entre otros y modificatorias.

--------------
(1) EMMERICH, Ernesto y ALARCÓN, Víctor: “Tratado de Ciencia Política”Editorial Antrhopodos, UAM División de Ciencias Sociales y Humanidades. México 2007, Pág. 202-203


(2) CAMINAL BADIA, Miguel: “Manual de Ciencia Política”. Editorial Tecnos S.A. Madrid, 1996; Pág. 316

(3)ALCÁNTARA, Manuel y FREIDENBERG, Flavia: “Partidos Políticos de America Latina: Paises Andinos” Ediciones Universidad de Salamanca, España, 2001 Pág. 15