miércoles, 10 de agosto de 2011

La prensa y el falso discurso

“Sois Lima viva, pero también sois Lima muerta”. Estas impresionantes palabras las dirigió el padre José Aguilar (1652-1708) a un selecto auditorio congregado en la Iglesia San Pedro de Lima, en octubre de 1705 (…) La esencia de la frase lapidaria bien puede servirnos para entender una serie de procesos históricos que han moldeado el Perú contemporáneo si consideramos que las antiguas estructuras del antiguo régimen, más que haber sido demolidas conviven en nuestro país con las nuevas formas del nuevo milenio. En otras palabras, si retomamos la afirmación del padre Aguilar de hace tres siglos, lo muerto convive con lo vivo. El Estado patrimonial, las redes clientelares, los compadrazgos, el autoritarismo y el afán por la ceremonia no son sino expresiones de costumbres arcaicas, que se han ubicado dentro del régimen liberal y democrático (…) El Perú de hoy es una suerte de república monárquica, son muchos los elementos de la sociedad virreinal que se mantienen vivos, que se recrean y se actualizan en la República del Perú, al punto de que los descendientes de los antiguos súbditos parecen resistirse a aceptar el hecho de que ya no tienen rey. Consideran que el Estado es su patrimonio, que pueden repartirlo a sus allegados políticos y aún a sus parientes cercanos. Como en la época colonial, los políticos se rodean de modernos cortesanos que ascienden de categoría al presentar como único aval su cercanía al gobernante. Al igual que en las antiguas cortes principescas, los méritos profesionales no cuentan tanto como las relaciones amicales o la confianza ganada del mandatario de turno. La atávica corte de los virreyes del Perú ha perdurado en la “argolla”” (1)

Pero, ese pensamiento virreinal, no solo afecta a la clase política, los diversos sectores sociales como la prensa ciertamente tienen aquel complejo. Es común ver a hijos, nietos, sobrinos y demás discípulos continuar la senda periodística de sus antecesores, lógicamente los estilos, criterio y pensamiento van variando. Por ejemplo Augusto Thorndike, César Hildebrandt Chávez, Jaime Bedoya, Marco Zileri, chicho Mohme, Moisés Wolfenson, Gustavo y Alejandro Delgado Parker, Aldo “que pena” Mariátegui, los Miroquezada Jr., tratan de seguir los rastros profesionales de sus padres; algunos tienen el honor de llevar un apellido con atisbos de talento, otros solo heredan el apellido y la vergüenza que acarrean, y bueno pues otros no heredan nada; bajo estos reducidos ejemplos no es raro que el propio periodista Beto Ortiz establezca que existe una dinastía jerárquica en la prensa nacional teñida de nepotismo, en donde se le sede la posta no siempre al mejor preparado. (2)

En ambos ámbitos, política – prensa, además de este serio problema de argolla, gira lo relacionado al falso discurso: políticos y periodistas, en su mayoría y salvo honrosas y minúsculas excepciones, proclaman a los cuatros vientos la defensa de los intereses del estado, cuando sus acciones tienden a buscar su propio beneficio.

Hoy me llama la atención, como un sector de la prensa cuyos integrantes no tienen ni la mínima trayectoria en la administración estatal, critican de manera destructiva la designación de determinados militares retirados en puestos públicos por parte del actual gobierno. Se ha señalado que “es preocupante que se estén nombrando tantos militares en puestos públicos muy importantes como Defensa, Interior, Inteligencia e Indeci”, agregándose que “inquieta mucho más que varios de los nombrados, salvo Mora, tengan como su mayor peso en sus respectivos CV el haber sido amigos de Humala” .(3)

Para todos, sabido es que estas críticas no van encaminadas a salvaguardar los intereses del estado de derecho, sino más bien obstaculizar los objetivos que un gobierno que no es de su agrado haya programado, buscándo la mínima acción del estado para ejercer su hoy connotada presión, en su frase de orgullo "del cuarto poder".

Pero vayamos por partes.

En primer lugar, la presencia de militares en la vida política del país no es reciente. En la década de 1960, muchos países sudamericanos atravesaron crisis políticas y económicas. La industrialización sustitutiva de importaciones entró en grandes dificultades, lo que llevó a la búsqueda de salidas de este impasse. Por otra parte, las dificultades económicas, el impacto de la Revolución Cubana y otros factores dieron lugar a la intensa movilización y politización de los sectores populares, dando motivo de preocupación a los militares de estos países. Estos militares, más seguros que antes en su capacidad técnica e intelectual gracias a los cursos superiores militares que siguieron en los institutos armados, se convencieron cada vez más de la incapacidad de los civiles de encarar los problemas nacionales y de dar soluciones que esos países requerían. Es en estas circunstancias que en algunos países se establecieron los regímenes militares que exhibían características distintas a las que tenían los regímenes militares anteriores. Por ejemplo, los regímenes militares de nuevo cuño dejaron de servir a los intereses de grupos civiles. No intervinieron a controlar el caos y restablecer el orden para volver inmediatamente a los cuarteles, sino asumieron el poder para llevar a cabo un proyecto de transformación política, económica, social y cultural. Los golpes de Estado no tomaron la forma de rebelión de cuarteles por unos comandantes, sino se ejecutaron de manera ordenada de acuerdo a las órdenes emanadas del Alto Mando. Las ideas que sirvieron de soporte a esos regímenes militares de nuevo tipo fueron llamadas "Doctrina de la Seguridad Nacional". (4)

Vale decir, el actuar negligente de la república monárquica en su mayoría conformada por civiles, exigió en su momento la generación de un pensamiento impulsado por un honorable sector militar, tendiente a frenar la cobarde y desleal política implantada por la clase civil de aquellos años. Dentro de este contexto nace el PLAN INCA(5) del Gral. Juan Velasco Alvarado, en mi criterio, el último gran general del país. Lamentablemente el proyecto fue adelantado para su tiempo y ejecutado mal tanto por militares y civiles.

En nuestro criterio, la designación de los señores: (Gral. ®) Daniel Mora, (Cap. ®) Víctor Manuel Gómez y (Crel. ®) Luis Pereyra, realizada por Ollanta Humala como titulares de entidades como Defensa, Interior, Inteligencia e Indeci, respectivamente, es totalmente legal.

El artículo 9° de la Ley N° 28359 Ley de Situación Militar de los Oficiales de las Fuerzas Armadas, señala que “el grado militar conferido a los Oficiales de las Instituciones Armadas tiene carácter vitalicio. Únicamente puede ser retirado por sentencia judicial consentida y ejecutoriada”, asimismo su artículo 58° señala que “el Oficial en situación de retiro, ejerce, sin limitación alguna, los derechos y obligaciones consagrados en la Constitución Política del Estado”, dentro de ellos el derecho al trabajo y a la igualdad de oportunidades. Vale decir, el hoy presidente de la república hasta puede ponerse su uniforme militar y ejercer sus funciones político(6) – administrativas(7) en virtud a la voluntad popular de los últimos comicios electorales.

Ahora bien, respecto del titular del INDECI, si bien es cierto el artículo 8° del Decreto Supremo Nº059-2001-PCM señala que su jefatura sólo puede ser ocupada por un general o un almirante en actividad o situación de retiro, y no por un oficial de un rango o grado menor, como el que ostenta Pereyra; ello no implica que dicha designación sea ineficaz, tal como ha señalado el marqueteado Anibal Quiroga al Diario Correo que dirige precisamente un periodista con falso discurso, a quien ya he criticado en un post anterior ( http://jdiazg.blogspot.com/2011/06/limones-dulces.html ).

Si bien es cierto tal como ha señalado Quiroga "cuando el acto jurídico administrativo no cumple con los requisitos que la ley señala, el acto es nulo; por lo tanto, es ineficaz", la Ley que regula dicho precepto es decir la Ley N° 27444 Ley del Procedimiento Administrativo General ampara la figura de la Conservación del Acto Administrativo disponiendo que “cuando el vicio del acto administrativo por el incumplimiento a sus elementos de validez, no sea trascendente, prevalece la conservación del acto, procediéndose a su enmienda por la propia autoridad emisora. Son actos administrativos afectados por vicios no trascendentes: - cuando se concluya indudablemente de cualquier otro modo que el acto administrativo hubiese tenido el mismo contenido, de no haberse producido el vicio” (8)

Asimismo, el artículo 79° del Decreto Supremo Nº059-2001-PCM señala que “el personal del INDECI, se encuentra comprendido dentro del Régimen Laboral de la Ley de Bases de la Carrera Administrativa y Remuneraciones del Sector Público del Decreto Legislativo Nº 276, norma que comprende el actuar de funcionarios que desempeñan cargos políticos o de confianza, en lo que les sea aplicable.

Bajo estos extremos y considerando que el despacho del titular del INDECI constituye un puesto de confianza, legalmente podría operar la designación de Pereyra, incluso en calidad de encargado, máxime si el Tribunal Constitucional ha señalado que “la permanencia prolongada en una encargatura no se convierte per se en un derecho adquirido al cargo, más aun, cuando el artículo 82° del Reglamento de la Carrera Administrativa señala que la encargatura de funciones es temporal, excepcional y debe ser fundamentada” (9).

Ahora bien, según el artículo 12° de la Ley de Bases de la Carrera Administrativa “son criterios para determinar la situación de confianza: a) El desempeño de funciones de jerarquía, en relación inmediata con el más alto nivel de la entidad. b) El desempeño de funciones de apoyo directo o asesoría a funcionarios del más alto nivel. c) El desempeño de funciones que tienen acción directa sobre aspectos estratégicos declarados con anterioridad que afectan los servicios públicos o el funcionamiento global de la entidad pública”.

Por otro lado, el propio Tribunal constitucional ha establecido recientemente que “son trabajadores de confianza aquellas personas que laboran en contacto personal y directo con el empleador o con el personal de dirección, con acceso a secretos industriales, comerciales o profesionales y, en general, a información de carácter reservado. Asimismo, aquellos cuyas opiniones o informes son presentados directamente al personal de dirección a la formación de decisiones empresariales”. El Colegiado agrega que “la confianza depende de la naturaleza de las funciones desempeñadas y no de la denominación que se dé al puesto. Señala adicionalmente que el retiro de la confianza comporta la pérdida de su empleo, siempre que desde el inicio de sus labores este trabajador haya ejercido un cargo de confianza o de dirección”(10) .

Así, ¿bajo el ámbito de las funciones del titular del INDECI y considerando que este es designado por Resolución Suprema por el Presidente de la República a propuesta del Presidente del Consejo de Ministros, por los fundamentos expuestos cabe concebir que la designación de Pereyra sea ilegal? Pues no.

En todo caso, este sector de la prensa (la del falso discurso) que padece el mismo mal de la argolla, mira la paja en el ojo ajeno teniendo semejante viga en la suya, encima este tipo de prensa exige que se despenalice la difamación.

Un dato adicional: “ante la Comisión de Transportes y Comunicaciones del Congreso, Manuel Velarde, ex titular de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), aseguró en su oportunidad que la deuda fiscal que tienen los medios de comunicación es de S/.176,5 millones, de los cuales la deuda exigible asciende a S/.120 millones. De los primeros veinte medios deudores, solo siete están como habidos. Los demás figuran como no habidos y también en situación de baja de oficio. Entre todos los deudores, encabeza la lista Panamericana Televisión con S/.39,1 millones. Del dinero exigible, el segundo lugar lo ocupa “Caretas” (con razón social de Empresa Editora Multimedia), con una deuda de S/.15,8 millones, mientras el tercer lugar lo ocupa “Expreso” con S/.8,5 millones. Este último diario se encuentra, además, como deudor no habido. Siguen tres medios arequipeños: el diario “El Pueblo” (S/.6,5 millones), Radio TV Continental (S/.4,9 millones) y Radio Arequipa al Día (S/.4,2 millones). Otros medios que figuran en esta lista son radio Moderna con una deuda de S/.6,3 millones y radio Ovación con S/.2,7 millones. También se informó que la empresa Magaly TV Producciones, de propiedad de Magaly Medina, debe S/.2,2 millones. Asimismo, la Sunat informó que la productora de TV Astros es la cuarta empresa que tiene la mayor deuda tributaria con S/.57 millones 827.193. Según el superintendente, solo Panamericana Televisión (que ya tiene un proceso en curso) forma parte de la lista de cien deudores que estarían llevando al Indecopi en los próximos días en un proceso de insolvencia. Las acciones que se tomarán con estas empresas están aún bajo la cobranza coactiva que Sunat tiene derecho a ejecutar, por lo que el proceso regular (antes de pensar en el Indecopi) es ver fraccionamientos o aplicar multas, sanciones administrativas y en última instancia incluso embargar y posterior rematar”. (11)

¿Quien dijo amor por los intereses nacionales?

Esta es la prensa del falso discurso, la que me quiere hacer concebir al mundo como un caos solo fomentando y difundiendo violencia en sus noticieros matutinos, la que me quiere hacer creer que "tongo" es artísta, que pretende que considere a Aldo "que pena" Mariátegui, como periodista y a Jaime Bayly como literato, ésta prensa que embrutece a la niñez y juventud peruana, la que quiere hacer creer a los civiles que todo militar y/o policía solo sabe obedecer órdenes y matar, la prensa que tiene como héroe a Iglesias. Como dice el gran Mario Vargas Llosa la prensa que forma parte de la sociedad del espectáculo.

¿acaso la prensa del falso discurso le cree a Chesterton cuando dice que “el capitalista y el editor son los nuevos conductores que realmente poseen al mundo”(12) ? pobres imbéciles.

Este sector no representa para nada los intereses nacionales, por el contrario viven con el complejo virreinal que aún agobia al país, a algunos periodistas solo les falta las pelucas y los zapatos de charol, pues hasta tienen muchas perricholis en su tan mentado "choliwood".

A propósito, ya empezaron a rajar respecto de la designación de la nueva jefa de SUNAT (profesional inmersa en el rubro del fisco) por tan solo ser al parecer prima de la primera dama ¿estarán preocupados por sus deudas tributarias?

Como egresado y graduado en el Centro de Altos Estudios Nacionales, Centro dogmático del Desarrollo y la Defensa Nacional, considero y doy fe que existen aún oficiales militares y policías, en actividad y en retiro, totalmente dignos y preparados, a quienes es un orgullo estrecharles la mano y llamarlos hermanos.

No entiendo, porque atacar injustificadamente, si en la tan mentada política gubernamental por resultados, si no hay logros concretos la solución es remplazar a los funcionarios negligentes por otros mejores.

El resto es retórica y falso discurso, como la obrante en las portadas del Diario Correo, Perú 21 y el grupo El Comercio.

Gloria a Grau, Bolognesi, Quiñones y De los Santos, así como a los que siguen su ejemplo de solercia y dignidad.

............................
(1)Eduardo Torres Arancivia: “Corte de Virreyes: el entorno del poder en el Perú del siglo XVII” Fondo Editorial de la PUCP. 2006. P. 25-27

(2)Alberto Ortiz: “Los Hijos del Periodismo” en línea http://peru21.pe/impresa/noticia/hijos-periodismo/2007-11-18/13597.

(3)Aldo Mariátegui: “Alarmante Ola Verde” Diario Correo.

(4)Dr. Kazuo OHGUSHI: profesor de la Escuela de Graduados de Derecho y Ciencia Política -Universidad de Tokio – Japón. Trabajo presentado al Seminario internacional de "Estudios sobre Militarismo: Doctrina, Seguridad y Desarrollo, un Acercamiento Histórico," realizado el 09.08.2007 en la UNMSM.

(5)El PLAN INCA criticó ver a la planificación como mero formalismo, constituyó en primer documento en donde se exigía la participación del trabajador en las utilidades de la empresa, no se negó la propiedad privada, incluso se consideró a las concesiones, turismo, minería, energía, una solida política fronteriza, incluso se consideró convocar a una asamblea constituyente para emitir una constitución, entre otros, como enunciados genéricos que necesitaban ser desarrollados, aspecto que no se logró por el incesante acoso de intereses privados y a la ineptitud de civiles, políticos, militares, periodistas, intelectuales y demás actores sociales, que terminó con el golpe de Morales Bermúdez. En suma, el problema del país es tomar posiciones extremas, en todo proceso hay cosas buenas y malas y bajo los extremos propuestos por el señor Mariátegui, concebir al militar o al policía como un ser asocial, es inaudito, (pues la naturaleza de su función está abocada precisamente a proteger la sociedad), pero además dicha posición es inconcebible toda vez que fomenta la desunión entre nosotros.

(6)Lo que caracteriza a la función política es su autonomía de iniciativa y su libertad de acción, dentro de los límites de su competencia. Esa actividad formalmente libre, materialmente condicionada sólo por los preceptos constitucionales, no sujeta en principio al control jurisdiccional sino al político, tiene en el poder ejecutivo, por la continuidad en el ejercicio de su función, los medios e instrumentos de acción, y la acumulación de información, una expresión efectiva, en cuanto actividad discrecional. En efecto, lo que precisamente distingue el acto político es que se encuentra libre de condicionamiento previo de carácter legislativo, cumpliéndose en un marco de autonomía y libre acción del que carecen los demás actos, pero sujetos a las prescripciones de orden constitucional, que determinan la esfera de competencia dentro de la cual esa autonomía y libre acción pueden y deben desenvolverse. FAYT, CARLOS: “Derecho Constitucional General”, Segunda Edición, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1987, páginas 458 y 459.

(7)Las actividades administrativas presidenciales, corresponden a la adopción de medidas de naturaleza organizacional y de gestión de los servicios públicos. Tales actividades se manifiestan dentro de los márgenes dispuestos en la ley y sobre ellas si es pasible un control jurisdiccional. Consiste en la ejecución de las leyes, o bien, como definía DUGUIT, en la creación de situaciones de derecho. Es decir, está referida al gobierno de las personas y a la organización y gestión de los servicios públicos. FAYT, Carlos: Obra citada, página 458.

(8)Léase artículo 14° de la Ley N° 27444.

(9)Expediente N° 1216-2004-AA

(10)Expediente Nº 01568-2011-PA/TC

(11)Diario el Comercio.

(12)Gilbert Keith Chesterton: “Ortodoxia” Prólogo de Augusto Assía. Editorial Pórrua. México 1998. Pág. 74