viernes, 23 de septiembre de 2011

El espectro de la cojudez

Cierto día en la Escuela de Postgrado de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, me encontraba esperando a mi asesor de tesis, a efectos de que me alcance sus observaciones y/o sugerencias relacionadas al tema de investigación que estoy desarrollando. En dicha espera, tomé asiento en el Hall de docentes y prendí la Televisión, estaban dando el programa “El ultimo Pasajero” donde una madre de familia y su hija se cortaban el pelo a cero y se dejaban tatuar los ojos al estilo Kun Fu Panda, todo en lugar de lograr el premio de un viaje de promoción a favor de determinada promoción de un colegio. “¡Apaga esa cojudez Díaz!¡eso embrutece, daña el cerebro pero peor, el alma! Me dijo el longevo jurista y filósofo. Cambié de canal de puro nervios (respeto mucho a mi asesor) y salió la cara de Raúl Romero con su programa “A bacilar”, no encontraba el botón de apagar y cambiaba canales en donde como es común se vertía propaganda relacionada al consumo, al escándalo, a la violencia y a cualquier tema alejado de la espiritualidad y desarrollo cultural.

¡ya vez! ¡no hay nada!¡eso no sirve!¡lamentablemente la televisión de hoy, es el mejor medio de embrutecer al ser humano, pudiendo ser el mejor medio de educarnos y mejorar espiritualmente! ¡la mejor manera de traicionar a un pueblo es engañándolo, y mira tú la TV es el medio perfecto!. No dije nada, tenía razón el maestro.

Al día siguiente, era sábado y como acostumbro iba a casa de mi hermano, no obstante en el transcurso estaba pensando en lo que había pasado el día anterior, trataba de encontrar una explicación y sobre todo me preguntaba cómo podíamos mejorar esta situación. Al llegar a casa de mi hermano, encontré a uno de mis sobrinos viendo el programa “Bob Sponja”, un dibujo animado medio amariconado y engreído. ¡cambia eso! Le dije inmediatamente, ve otra cosa!. Cambió de canal y apareció un programa “los padrinos mágicos”, tomé el control e intenté encontrarle algo y no había ningún canal de entretenimiento sano que culturice y mejore espiritualmente a aquella criatura por quien daría mi vida y por el cual siempre desearé que se convierta en un ser humano que aporte y mejore nuestra sociedad, no que la destruya. Sentí una furibunda cólera. Luego en el desván del cuarto piso, empecé a revisar normativa pública y traté plantearme los fundamentos jurídicos del porqué de esta situación.

El 15 de julio de 2004, se promulgó la Ley Nº 28278, Ley de Radio y Televisión, que norma la prestación de los servicios de radiodifusión, sonora o por televisión de señal abierta, así como la gestión y control del espectro radioeléctrico atribuido a dicho servicio. El mencionado corpus iuris, contempla el Principio de defensa de la persona humana y el respeto a su dignidad, Principio de libertad de expresión, de pensamiento y de opinión, Principio del respeto al pluralismo informativo, político, religioso, social y cultural, Principio a la defensa del orden jurídico democrático, de los derechos humanos fundamentales y de las libertades consagradas en los tratados internacionales y en la Constitución Política, Principio a la libertad de información veraz e imparcial, Principio de fomento de la educación, cultura y moral de la Nación, Principio de protección y formación integral de los niños y adolescentes, así como el respeto de la institución familiar, Principio de promoción de los valores y la identidad nacional, respeto al honor, la buena reputación y la intimidad personal y familiar, entre otros.

Bajo éstos principios, se exige que el Estado promueva el desarrolle de los servicios de radiodifusión, priorizando los servicios de radiodifusión educativos, con el objeto de asegurar la cobertura del servicio en todo el territorio, en el marco de las políticas de desarrollo, integración y afianzamiento de la identidad nacional.

Pero, acaso los Principios para la prestación de los servicios de radiodifusión se cumplen en este país? Considero que no. Empezando por los más “serios”, los noticieros matutinos son una ensalada noticiosa resumida en la palabra “escándalo”, y en donde la temática de asesinatos, violaciones, accidentes, se transmiten vía el espectro radioeléctrico, bajo el lema “para mantenerlo informado”, por Dios! que absurda mentira, que cliché para barato!

Desde el medio día hasta las 10 pm, en todas las emisoras de TV (incluidas las del estado) desfilan series nacionales y extranjeras, así como “programas de entretenimiento”, bajo el lema “para brindarle el mejor entretenimiento”…mejor entretenimiento?

Son pendejadas, basta ya!, todo el mundo sabe que nuestra sociedad está tan embrutecida por el consumo, que un programa plenamente cultural, en términos empresariales “no vende”. Pero, ¿no vende qué?, publicidad. Si no hay publicidad no hay pagos, y si no hay pagos “no hay desarrollo”, pero para un sector empresarial que beneficia a lo mucho a cien personas. Y la sociedad que?! ¿acaso porque vendan estos empresarios y así proveer suculentos sueldos a sus subordinados debo como ciudadano soportar que se contamine mi espectro radioeléctrico con la televisión basura que existe?

Ojo, la Ley de Radio y Televisión señala el deber del Estado de promover el desarrollo de la radiodifusión digital, en función de las tendencias internacionales, la mayor eficiencia y el máximo beneficio para el país. Pero acaso, se puede concebir que se debe imitar la tendencia internacional de los talck shows originados en EE.UU, y que dio lugar al origen de una Laura Bozzo en donde no importaba lamer axilas para tener cien dólares?. No señores. La mayor eficiencia y beneficio del país, es generar una radiodifusión que culturice, no que degrade.

Ahora bien, un liberal me podría decir (como suelen hacer muchos – incluidos unos amigos que tengo) “si no te gusta lo que hay en la tele, apágala o cambia de canal”. Un momento, la cosa no es así!. Asumir eso es concebir que el espectro radioeléctrico le pertenezca a las empresas de los Miroquezada, Crousillath y otros pocos que tienen acceso a una licencia o autorización, sin tener en cuenta que por Ley “el espectro radioeléctrico es un recurso natural de dimensiones limitadas que forma parte del patrimonio de la Nación”, vale decir es un bien difuso de naturaleza pública que su uso se justifica en el bienestar social y no privado. Cosa distinta que pasa con un periódico en donde puedes colocar a tu antojo lo que piensas, salvo que no afecte el orden público y las buenas costumbres (entendida como el comportamiento socialmente aceptado), por eso si es legal que tengamos que soroportar las barbaridades que se escriben en el Diario Correo y Perú 21.

Es más en la Ley de Radio y Televisión se ampara la existencia de un Consejo Consultivo de Radio y Televisión, que cuenta con el apoyo administrativo y logístico del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, el cual tiene entre sus funciones propiciar investigaciones académicas que promuevan el mejoramiento de la radiodifusión y apoyar iniciativas con fines académicos, destinadas a la preservación y archivo de los programas de producción nacional, transmitidos por los servicios de radiodifusión.

La pregunta es ¿lo hace?...

Considero que un punto central, y error medular de la legislación en la materia, se materializa en la noción jurídica de “indebida utilización del espectro”, ya que según el Reglamento de la Ley de Radio y Televisión aprobado por DECRETO SUPREMO Nº 005-2005-MTC, se concibe tal aspecto, como lesión a la parte autoritativa de operación de equipos, venta o alquiler de equipos de radiodifusión para estaciones no autorizadas, uso de frecuencias distintas a la autorizada, y límites máximos permisibles de radiaciones no ionizantes para el servicio de radiodifusión, olvidándose considerar expresamente como indebida utilización del espectro, cualquier actividad que vulnere los principios que rigen la prestación de los servicios de radiodifusión que afecten la noción de identidad y cultura del país.

Efectivamente, ¿acaso cualquier persona que se quiera como tal permitiría que aun bien que le pertenece, un grupo de particulares lo utilice a desmedro y solo en función a su conveniencia? - ¿a lo que vende?. No carajo. El derecho es lógica y argumento, por tanto no se pueden admitir interpretaciones antojadizas y superfluas dadas por viejos, marqueteados y peleles “juristas” que en el umbral de su vida antes de tener hambre de trascender tienen hambre por el dinero, no se equivocó Gonzales Prada cuando decía “el sexo de los viejos, es el poder”, carajo como me acuerdo de esa frase cuando veo a Alan García y compañía, Flores Nano, los fujimotos.

¿cuán culpable es el pueblo que los elige, si este está embrutecido por el sistema y por sus medios de comunicación, en su mayoría por la televisión basura?.

Hasta me acuerdo de PPKsh (para que conozcan más a este senil, les recomiendo leer “Confession of an Economic Hitman” - Confesiones de un gánster económico - de John Perkins, en Traducción de José Antonio Bravo Alfonso. Ediciones Uranio. Impreso en España 2004 accesible en varias librerías de la capital. Les aseguro que despues de leerlo, no habría ningún "PPKausa"

Pero al punto.

Desde el momento que el espectro radioeléctrico es un recurso natural de dimensiones limitadas que forma parte del patrimonio de la Nación, merece vital cuidado en su contenido y en su número de asignación de frecuencias, bajo ese contexto no se admite que en un tan propugnado y buscado estado de derecho se vulneren precisamente los Principios para la prestación de los servicios de radiodifusión, entre ellos el respeto a la dignidad de la persona, la libertad de información veraz e imparcial, Principio de fomento de la educación, cultura y moral de la Nación, Principio de protección y formación integral de los niños y adolescentes.

Existen “periodistas” como Aldo “que pena” Mariátegui que exigen que se despenalice la difamación, por Dios! Pues según este bufón “la penalización vulnera el desarrollo”, eso que escriba en su periódico. Aunque les duela a este sector de periodistas, en Ecuador ya se ha tomado cartas en el asunto, pues no es justo que te digan sin ton ni son que eres un violador de derechos humanos, asesino, etc, sin tener pruebas.

Es inconcebible que programas de TV como el de Magaly Medina, hayan creado otro instituto jurídico “el personaje público”, cuando la Ley es clara en admitir el interés social de terceros en función a funcionarios y/o servidores públicos o asuntos de interés público. ¿a mí que me importa que un jugador de la U, salga con Paco Ferrer? Acaso, si la gran mayoría de nuestra nación está distraída y le gusta ésta programación, el estado a través del espectro no debe concientizarla y educarla?

Es inconcebible, admitir “que estoy mejor informado” cuando me detallan desde la mañana accidentes y violencia, haciéndome creer que el mundo tan solo es eso…no carajo! aún a través del espectro radioeléctrico se puede difundir literatura de Vargas Llosa, Benedetti, Samaniego, Borges, aún se puede leer a Heideger, Kant, incluido a locos como Nietzche para demostrar la irracionalidad de su pensamiento, aún podemos escuchar a Raúl García Zarate, Gianmarco, Heroes del Silencio, Elvis, Beatles, en suma a exponentes de melodía, incluidos los géneros modernos en donde su alma además del ritmo percusionado sea la letra – el mensaje, aún podemos imitar o promover programas como Discovery Channel, History Channel, programas de generación y educación en tecnología, aún se puede conocer la filosofía jurídica de Atienza, Jimenez de Asua a escalas macro, aún podemos despertar del estado de embrutecimiento a los que estamos sujetos a través de la TV¡solo mejoraremos nuestra historia conociéndola!

No quiero embejecer viendo a mis sobrinos, con una identidad lejana – imitada, vacía, lejana a la moral, al arte, a la cultura, ellos tienen el derecho de ver una televisión sana y el estado la obligación de proveerla incluso, sancionando, negando y culminando concesiones, autorizaciones y licencias a empresa difusoras que vulneren los principios expuestos precedentemente.

S.O.S. Q a P señor presidente, la constitución exige que “los medios de comunicación social deben (no pueden) colaborar con el Estado en la educación y en la formación moral y cultural”, si siguen proveyendo televisión basura usted tiene el derecho expedito a nombre del pueblo que lo eligió, para tomar las medidas correctivas, mucho más si con ella nos matan nuestra identidad, nuestro cerebro, nuestro espíritu…¡que no nos vengan a decir que apaguemos la tele o cambiemos de canal, nosotros podemos decirle ¡hasta acá nomás tu frecuencia, vayan escriban cojudeces en sus periódicos!.

Por ahí es la línea, para que quizás de un “que pasé la cuñada sacavueltera” de Laura Bozzo, volvamos a escuchar un “respuesta ganadora” como el programa de Pablo de Madalengoitia.

Empezemos exigiendo que todos los medios de comunicación, en horas específicas de gran audiencia, difundan las sagradas notas de nuestro himno y no esperar hasta las doce de la noche!

Se exige un cambio radical para que de un espectro radioeléctrico generador de la cojudez, se pase a un espectro generador de identidad nacional, ciencia, cultura y amor por la humanidad.

A propósito, ayer en la 66 asamblea general de la ONU, se han discutido muchos temas:

- Desbloqueo económico a Cuba.

- Considerar un sitial en dicha organización a Palestina.

- Libre determinación de los pueblos.

- El presidente de Irán en un acto de decencia ha llamado la atención del gobierno de EE UU y de la UE de dejar de utilizar la guerra e invasión de países por el dominio de sus recursos naturales, ha exigido la investigación integral de los atentados del 11 de setiembre toda vez que por pretexto de dicho evento catastrófico se vienen restringiendo libertades en el hermano pueblo norteamericano.

- El evidente fracaso del capitalismo y las medidas que se deben tomar, entre otros.

Acá están, que la bolsa bajo, que la bolsa subió, cuando el 99% del país no tiene ni idea de lo que eso implica, falsos patriotas, quieren fomentar la economía, sobre el engaño. Encima dan tribuna a Hernando de Soto "el gurú de la economía"...discúlpenme pero en verdad "no se que mierda tienen en su cabeza".

Ningún canal peruano ha puesto a materia de discusión y análisis lo abordado por esta sesión, por el contrario se da cabida a Peluchín defendiendo a su papá y Abencia Meza llorando por haber manejado borracha, entre otros.

Encima nuestros políticos acuden a la TV a cuestionar porqué el presidente llevó a sus hijitas a EEUU, mientras que la costa, sierra - selva y nuestro amazonas están cada vez más contaminados, imbéciles!

.................