martes, 13 de diciembre de 2011

LA OPOSICIÓN SIRIA BUSCA JUSTIFICAR UNA INTERVENCIÓN EXTRANJERA:


El objetivo de la oposición siria es provocar una catástrofe humanitaria para justificar la intervención extranjera en el país, afirmó este martes el canciller ruso, Serguéi Lavrov. Por su parte, varios expertos internacionales, como por ejemplo Nagham Salman, opinan que hay “señales” de preparativos para una posible intervención armada en territorio sirio.

El ministro subrayó que grupos armados de extremistas realizan ataques nocturnos contra el ejército sirio, edificios administrativos y hospitales. Lavrov sostuvo que “cuando los socios occidentales de Rusia califican estos actos como señales del anhelo del pueblo sirio de conseguir la democracia y combatir la dictadura, tales declaraciones parecen, cuanto menos, poco adecuadas”.

A su vez, el vicecanciller ruso Guennadi Gatílov declaró que Rusia no aprobará una nueva resolución sobre Siria si esta incluye de manera directa o indirecta la posibilidad de una intervención forzosa en los asuntos sirios.

Rusia condena rotundamente la violencia y la presión y opta por el diálogo

Además, el jefe de la diplomacia rusa reiteró que Moscú está en contra de cualquier tipo de violencia y llamó a todas las partes a optar por el diálogo para resolver el conflicto interno. Si la comunidad internacional no quiere que se repita el escenario libio en Siria debe llamar a todas las partes involucradas a poner fin a la violencia y solucionar la situación por medio de negociaciones.

Lavrov apuntó que el proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria promovido por Moscú y Pekín refleja esta postura, pero otros miembros del Consejo no quieren aprobarlo. En vez de esto ofrecen un proyecto “unilateral que condena solo las actividades de las fuerzas gubernamentales”.

El ministro ruso de Exteriores calificó también de "inmorales" las acusaciones de varios países que aseguran que Rusia está bloqueando el trabajo del Consejo de Seguridad de la ONU. “Nuestro proyecto está sobre la mesa y aquellos que se niegan a presionar a la parte extrema armada de la oposición y a la vez nos acusan de bloquear el trabajo del Consejo de Seguridad tienen una postura inmoral”, apuntó Lavrov.

Moscú dispuesta a mandar observadores a Siria

Asimismo, el alto funcionario ruso comentó el plan de la Liga Árabe de solución de la crisis siria que prevé la presencia de observadores provenientes de ese conglomerado. Lavrov subrayó que Rusia apoya esta iniciativa, no obstante añadió que “no se la puede convertir en un ultimátum”. Moscú recomendó a Damasco “firmar cuanto antes el protocolo para recibir a los observadores de la Liga” y se dijo dispuesta a mandar a sus representantes, si así lo desea el gobierno sirio.

Al mismo tiempo Lavrov reiteró que las sanciones económicas que Occidente no deja de aplicar contra el Gobierno sirio afectan antes que nada a la población del país. "Nos pronunciamos por las medidas decisivas en la búsqueda de una solución pacífica, y no por la escalada de la presión unilateral”, señaló.

ONU: ya son 5.000 las víctimas del conflicto sirio

Mientras tanto, los países occidentales anunciaron nuevos datos sobre las víctimas del conflicto en este país. Este lunes, la jefa de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, informó al Consejo de Seguridad de la organización que la cifra de muertos en Siria "tras nueve meses de represión contra los manifestantes" se ha elevado a más de 5.000. El embajador sirio ante la ONU rechazó estos datos.

En opinión de varios expertos internacionales, estos datos no son fidedignos ya que no se concretizan. Así, la experta en Medio Oriente, Nagham Salman, señala que el informe de la ONU “no tiene credibilidad” porque no presenta listas con los nombres de las personas muertas. Apunta también que el documento no hace referencia a los soldados, policías y civiles que apoyan al gobierno de Bashar Al Assad y que fueron asesinados por las agrupaciones extremistas de la oposición, y por lo tanto es unilateral.

Hay "señales" de la posibilidad de una intervención militar

Las sanciones de Occidente y los datos de diferentes organismos internacionales sobre las víctimas del conflicto, al igual que otros instrumentos de presión y algunas declaraciones de varios altos representantes de distintos países, hacen difícil descartar una intervención extranjera en Siria, opina la experta.

Así, Salman hace referencia a la reciente declaración del ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, quien auguró este domingo la pronta caída del régimen del presidente sirio Bashar al Assad, afirmando que sería "una bendición para Medio Oriente", al tiempo que hizo un llamamiento para que Israel refuerce su seguridad. La analista subraya que la Liga Árabe aplazó una reunión ministerial sobre Siria, lo que podría significar que esta entidad está dando largas "esperando algo".

Además, la experta señala que desde hace poco, en el norte de Jordania, se encuentra un grupo de militares estadounidenses que se retiraron de Irak y no se sabe qué metas tienen ni qué tareas van a cumplir ahí. Mientras tanto, en la frontera de Jordania con Siria se está habilitando un campo para los posibles refugiados procedentes de este país.

EE. UU. Entrena a opositores sirios en terreno turco


Los especialistas militares de EE. UU. y la OTAN entrenan a un grupo armado de opositores sirios en la ciudad de Hakkari, en el sudeste de Turquía, según afirman varios medios turcos. En este contexto la experta Nagham Salman comentó a RT que no cree que EE. UU. y la OTAN se atrevan a realizar una intervención militar "por miedo a Rusia que apoya al presidente Bashar al Assad".

Una ex funcionaria del FBI, Sibel Edmonds, ha comunicado que estas actividades empezaron el pasado mayo. Además, según algunos testigos, los norteamericanos venden armas a los rebeldes sirios a través de la base militar de Indzhirlyk, en el territorio de Turquía, y les prestan ayuda financiera.

Experta: "EE. UU. y la OTAN no entrarán en Siria por miedo a Rusia"

La experta en Oriente Medio Nagham Salman comentó la situación a RT y dijo que cree que los estadounidenses "no están allí para una intervención militar. No es porque no quieren, es más porque tienen miedo de los mensajes que salen de Rusia cada día. Están allí ya mucho tiempo para vender armas a los rebeldes, a los terroristas, esto sí ya está confirmado y lo han reconocido. Están allí también para facilitar la entrada de más terroristas que han atacado al Ejército, que han atacado a la gente civil y ahora con la frontera de Turquía reciben el apoyo de los libios, de EE. UU. y Turquía".

Las palabras de la experta se vienen a confirmar con la publicación en Siria de unas grabaciones en las que varios terroristas admiten que atacaban a las fuerzas sirias, realizaban sabotajes, producían y almacenaban artefactos explosivos y mataban a la gente civil.

Si la intención de Estados Unidos es repetir el escenario libio en Siria, ¿por qué no actúa directamente como ya hizo en el país africano? Salman sostiene que Occidente no interviene militarmente de forma directa por varias razones. La primera es que la crisis económica en Europa y EE. UU. no permite financiar una guerra contra Siria como lo han hecho en Libia.

En segundo lugar, es la posible reacción en cadena que desencadene una tercera guerra mundial. Según Salman "Rusia y China apoyan mucho al presidente Bashar al Assad y han mandado muchos mensajes, especialmente Rusia que no permite la intervención militar, y si esta se da Rusia va a reaccionar, Irán entraría, Hezbolá desde el Líbano también entraría, así que la OTAN y Europa tienen miedo de lo que puede pasar. Rusia está ahora en el Mediterráneo para decir ‘estamos aquí para evitar una tercera guerra mundial, estamos aquí para evitar una intervención militar contra Siria".

La experta, que se encuentra en Damasco, subrayó que en este momento "la vida es muy normal" y que el conflicto se concentra solo en la ciudad de Homs, que "está en una situación muy complicada".

Asimismo, enfatizó que el ataque que sufre Homs por parte del denominado Ejército Sirio Libre "no es una oposición nacional, no le interesa Siria, ni le interesa el pueblo sirio. Están haciendo todo lo que le interesa al enemigo de Siria representado en EE. UU. e Israel", concluyó Salman.

La presión turca

Últimamente Siria, que está bajo constante presión desde Occidente por la inestable situación dentro del país, se ha enfrentado a una serie de sanciones aprobadas por la Liga Árabe. Hace dos días Turquía anunció un nuevo conjunto de sanciones económicas contra Siria. Ankara decidió imponer un impuesto del 30% a los bienes importados de Siria.

De acuerdo con las autoridades turcas, esta medida fue tomada en respuesta a un impuesto similar sobre los productos turcos en Siria y además como símbolo de la protesta contra la dura represión por parte del Gobierno sirio de las manifestaciones de la oposición.

La relación entre los ex socios Siria y Turquía se ha deteriorado drásticamente después de que Ankara criticara al presidente sirio, Bashar al Assad, concretamente condenara la brutal represión de los disturbios en el país.

.................................
Fuente: http://actualidad.rt.com