martes, 6 de marzo de 2012

Cuando un gesto implica un agradecimiento

Siempre he pensado que los homenajes o gestos de amor o reconocimiento, deben darse en vida. Bajo ésta línea me permito compartir con ustedes el discurso que disertara con ocación de la graduación del Doctorado en Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Solo debo acotar que me ratifico en todos sus extremos.

-------------

Tengo el honor de estar hoy disertando el mensaje de bienvenida a la ceremonia de graduación del Doctorado en Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos – Universidad Decana de América y una de las más prestigiosas universidades en el mundo. En mi línea de franqueza, constituye una bendición poder pertenecer a este claustro académico.

Quisiera en tal sentido, darles la bienvenida, estableciendo ciertos criterios que giran en torno al aspecto humano, académico y espiritual, que considero han contribuido a culminar este Doctorado en Derecho y Ciencia Política.

En cuanto al aspecto humano puedo manifestar que la promoción doctoral 2010-2011, está constituida por profesionales del sector público y privado, todos compatriotas identificados con la idea de una patria libre y meritocrática.

Este aspecto humano, nos lleva a formular la siguiente interrogante ¿el estudiar, te hace mejor ser humano?, definitivamente si, por varias razones:

La primera de ella, pues nos hace refrendar y rendir homenaje a aquellas personas que con su ejemplo de vida nos inculcaron que estudiando somos más libres, dentro de este mundo sumido en el espectáculo del embrutecimiento, donde la teoría del desarrollo económico solo se circunscribe a tener plata en el bolsillo, a pesar de que haya explotación sexual de menores, a pesar de que el derecho de expresión se confunda con el negocio condicionativo de la prensa, a pesar que se degrade el medio ambiente, entre otros; desde que estudiamos somos más libres y hacemos más libre a nuestra sociedad prisionera de este maquiavélico yugo.

Como dice Peter Haberle ““el desarrollo es más que el paso de la pobreza a la riqueza, de una economía agraria tradicional a una comunidad urbana compleja. El desarrollo implica no solo una idea de bienestar material, sino también la idea de mayor dignidad, seguridad, justicia e igualdad de los seres humanos”. De este modo, según él, los elementos del tipo “estado constitucional” se incorporan a este concepto de país en desarrollo, por más importantes que sean los criterios económicos.” Es así como piensa un san marquino.

Sin embargo estudiar este Doctorando no ha sido fácil, ha habido un inmenso sacrificio, el primero de ellos sacrificar horas lejos de nuestros seres más queridos. Asimismo, el aspecto pecuniario de priorizar en un gasto responsable haciendo de lado un goce diferente sabiendo lo corto de la vida, en si nuestro sacrificio responsable es una manera de decirles a aquellos seres tan especiales, con hechos, los amo no en retórica, sino en muestra cotidiana.

Y es que como dice Arjona, en verdad el amor, es verbo no sustantivo.

He sido testigo, de ver a mis promocionales llegar de diferentes provincias cargando una mochila, entre ellos, fiscales, jueces, docentes universitarios, todos ellos capaces y humildes, a quienes felicito por hacerme pensar que existen personas que creen en que se puede superarse sin necesidad de hacer daño a alguien.

Hoy ratifico que el universo conspira de acuerdo a tu estela, a tu energía, al igual que mis compañeros he pasado muchas cosas y omito hablar de ello pues esto no es un monólogo, tan solo hago esa acotación, para decir a mis compañeros de doctorado: los entiendo, los respeto y quisiera parecerme a ellos.

El segundo aspecto: el académico, cae por si solo, pues mencionar el nombre de UNMSM, es decir una frase mística, cultivada en su historia, por mentes y espiritualidades monumentales.

¿Acaso alguien puede dudar que el padre de la Teoría del Acto Jurídico, sea el señor doctor José León Barandiarán? ¿Existiría algún imbécil que negaría la grandeza literaria del universal Mario Vargas Llosa? ¿Podríamos escapar los abogados de prescindir del pensamiento del maestro Fernández Sessarego? ¿De Salazar Bondi? ¿Podríamos escapar de los ríos profundos de nuestro María Arguedas? ¿Se podría hablar de epistemología sin mencionar a Raymundo Prado Redondez, hoy presente acá con nosotros? – Hago un lapso en este último, para decirle a voz viva, maestro, gracias por aportar a nuestro desarrollo, usted ha trascendido, gracias por aportar a la belleza del conocimiento jurídico a un nivel ius filosófico.

En verdad maestro, ni las teorías de definición de DUVISLAB plasmarían en esencia lo agradecidos que estamos sus alumnos para con usted. Ni el análisis en las determinaciones conceptuales de KANT y FRIES, podrían definir en modo sintético el plus de su contribución a nuestra conciencia jurídica. En la lógica de sus estudiantes, agradecer a los seres queridos y ha quien como usted contribuyen a nuestra felicidad, en palabras de ROBINSON “no son proposiciones, sino mandatos”.

La lista de San marquinos inigualables es determinada si, pero inimitable por ninguna otra institución educativa en el país.

Nuestra estadía en esta casa ente rectora, no ha sido suerte, fuimos objeto de un examen de selección vía examen ordinario, para pasar a una calificación curricular y un proyecto de tesis; proyectos que hoy son informes finales de tesis expeditos para sustentación, y en donde el asesoramiento del Dr. PhD Ramón Ramírez Erazo ha sido determinante; en verdad muchas gracias doctor, siempre ha sido un placer por cada tema de tesis hablar desde concepciones marxistas del Derecho en Pashukanis, hasta las más remotas teorías liberales de lo jurídico, su aporte ha sido hacernos entender que lo jurídico puedo ser explicado de manera científica y a nivel de método, gracias por hacernos entender que el verdadero investigador tiene como premisa iniciática, no tener una concepción fundamentalista de la dogmática, pues como diría Nietzsche en su obra “mas allá del bien y del mal”, los doctos son más doctos a medida de que no creen, en aquellos doctos que dicen serlo solo a nivel de discurso y no de conciencia.

En suma, lo académico puede definir entre otras frases a San Marcos, como fuente de conocimiento.

El aspecto espiritual, resulta difícil definirlo a precisión, ya que el lenguaje del corazón es el más sencillo, pero sus definiciones son complejas. Lo intentaré.

En este punto parto manifestándoles, que todos los graduando extrañamos hoy al abuelo, la abuela, los padres, hermanos y en general a todos aquellos seres que no han podido estar presentes hoy.

Definitivamente existen personas a quienes extrañamos, aquellos con gestos sencillos, pero subliminales, nos hicieron entender que estábamos predestinados para algo especial en nuestra vida, no se equivocaron, desde aquí hasta donde se encuentren ellos, hasta el cielo, gracias, gracias mil veces gracias, gracias por sus concejos, por escaparse de su trabajo para ver nuestra sustentación, por los trompitos de nogal, los caramelitos de colores, los carritos, los juguetes, gracias por hacernos entender que nunca debemos dejar de ser niños, (el amor no puede solo nacer en la infancia para morir en la adultés), siempre sirvió decirnos al oído: tú eres mi preferido.

Estimados amigos, como diría Hobbes si no se tiene avidez por el conocimiento, no se conocerá el éxito, a dicho mensaje le agregaría,  si no se tiene un buen espíritu el conocimiento no sirve de nada, solo serías un medio ideal para hacer el mal: lo humano, lo académico y lo espiritual, deben ser concurrentes, como una cábala, que unidas tienen la perfección, al nivel de una escuadra y un compás juntas.

Finalmente, como bienvenida a esta ceremonia quisiera agradecer a todos los padres y madres de mis compañeros por haber aportado en traer al mundo a mis promocionales, agentes de paz, de conocimiento y de amor.

En cuanto a la mujer más importante de mi vida, mi madre hoy presente en este claustro, decirle que la amo que la extraño siempre, soy conciente que siempre me espera en aquella puerta; a mi viejo, mi mejor amigo pedirle disculpas por haberlo criticado de muchacho, jamás seré mejor que él: definitivamente no se puede ser como el viento.

A mis maestros, muchos de ellos hoy presentes, decirles a nombre de mis compañeros promocionales: gracias por permitirnos en entrar en su vida, créannos, que en nosotros no han sembrado en el desierto.

Agradeciendo a Dios, el que ha permitido esto, no tenemos nada más que decir, gracias a la vida que nos ha dado tanto.

Estimados señores, bienvenidos a esta Ceremonia de Graduación en la Universidad Decana de América.

Muchas gracias.

Mg. Juan José Díaz Guevara