viernes, 9 de mayo de 2014

IRONIAS: A un año de la muerte de Javier Diez Canseco



Sábado cuatro de mayo de dos mil trece. 10:30 pm. Javier Diez Canseco, ha muerto. Noticia dada por RPP, cual látigo de tristeza puso colofón para un día de recuerdo.
 
El mundo de la ironía me muestra de inmediato sus caretas, pues ante la fatal noticia, al llegar a casa, recuerdo que prendí el televisor y de inmediato el producto comercial de ésta sociedad del espectáculo, letalmente embrutecedor y distractor como sus sinónimos “esto es guerra” “combate” y afines, quiso desviar mi reflexión relacionadas a las enseñanzas dejadas por quien para mí será uno de los pocos hombres de izquierda que hizo de su ideología la carta de presentación de sus actos y que nos hizo creer a algunos que la política no siempre es sinónimo de falsedad y que por el contrario existen referentes que hacen  lo que pregonan.
 
¿Porqué lo bueno se va tan pronto? ¿Porqué los que son diferentes e in suplantables, parten de prisa de este mundo ? ¿acaso su espiritualidad hace que el cosmos quiera impregnarse de su energía sinética? ¿o es que el divino rabino, los llama anteladamente para su ejército con el cual ha de volver a juzgar a los vivos?.
 
Ironía de la vida, un hombre hijo de un banquero y sobrino de un ex presidente (de derecha pura y virreynal), prefirió ir a vivir a Comas, como acción contestataria – consecuente de su ideal socialista en los años 70.-
 
Premisa básica, cómo puedes reclamar por alguien si no conoces su realidad. Él la sabía y optó por el Perú antes que Inglaterra o EE.UU en donde muchos de nuestros políticos morirían por vivir.
 
Perseguido por partidos tradicionales y foco entronado de atentados criminales por parte de “partidos revolucionarios” y otros grupos sicariales...
 
ironías, un hombre impregnado de la enfermedad de la polio, con el corazón de un guerrero, no se amedrentó, como tantos generales que se vendieron al miedo y al vil metal; por lo contrario, dejó en las décadas de los ochenta, sobre todo en la del noventa, una intachable trayectoria fiel a su ideal de libertad y de un socialismo responsable.
 
Cómo te extrañaremos Javier.
 
Sarcasmos que nos da la vida. Un hombre que toda la vida tuvo una vida política activa en contra de la corrupción y cuyas apariciones públicas eran resaltantes como un fiscal ante lo criminal, tuvo que defenderse en su última etapa política a razón de una acusación vilmente fabricada por la sífilis política que toda la vida ha pretendido ver al estado como su chacra.
 
Ese estiércol político terminó por sancionar a un hombre cabal.
 
Te hicieron un bien Javier, en ningún modo encajabas en un congreso plagado de roba oros, laba pies, roba cables. La decencia, no forma parte de la mierda. La amistad no es sinónimo de complicidad. Así de simple. Tú lo sabías, tú lo practicabas y ese fue tu premio, tu expulsión, obsequio concedido por la pus política nacional, incluido algunos de tus “correligionarios”, por los “hijos del Che” que más dan para las “amantes de Sam”, aquellos hipócritas cómplices de ésta patraña, que se justifican en silencio apelando a sus obligaciones familiares, mentirosos cobardes.
 
Soy de la década de los 90' Javier, de los cuales treinta luchaste por mis derechos, gracias por querer hacer de mi vida, algo mejor. Gracias por el ejemplo que me diste, se puede ser consecuente, se puede ser feliz sin hacer daño a nadie, incluso me hiciste entender que la sanción también implica un perdón cuando es justa, me hiciste entender que la justicia no es sinónimo de venganza a pesar que tus enemigos pensaban lo contrario.
 
Carmen Lozada escribió  el día de tu muerte: “Murió Javier Diez Canseco, Dios lo habrá perdonado y ojala los hombres y mujeres que persiguió también”...En esa frase se sintetiza el odio rastrero de quienes hicieron del país un burdel – un estado narco; contra uno de sus peores cancerberos.
 
No te callaron  Javier. Tu muerte es el mejor eco de su asonancia espiritual, tu modestia es la mejor cachetada al complejo virreinal de nuestra clase política estéril, tu criollada el mejor recuteco para su decadencia.
 
Hoy en tu patria, los “hijos del che” (que más son del tío Sam), disque te lloran...dicen que te rinden homenaje, pero soban el saco de quienes son contrarios a tus postulados...
 
Ironías de la vida Javier, estar más que convencido que alguien que te conoció en un solo hecho hace casi dos años (en la casona de San Marcos  cuando había fe por un cambio, por una gran transformación - miembro de la generación “X”), está más impregnado de tu ejemplo, que muchos de los impostores que te rodearon casi toda tu vida política...
 
Ironías de la vida Javier, la Izquierda peruana plagada del complejo de Derecha...
 
Ironías de la vida Javier, que en nuestra realidad, la izquierda deba aprender de la Derecha, al menos en que sus miembros sean consecuentes...
 
Tú no fallaste Javier, ellos fallaron...