sábado, 17 de mayo de 2014

RAFAEL CORREA A LA IZQUIERDA BOBA:


según la agencia ecuatoriana Andes, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó este miércoles a activistas de izquierda que han generado incidentes en un proyecto minero en la zona de Intag (norte del país andino), hechos a los que comparó con los sucesos violentos que se registran en Venezuela.


Durante una ceremonia en la que la Universidad Santiago de Chile (USACH) le confirió el doctorado honoris causa, Correa dijo que los incidentes forman parte de una estrategia para desgastar a los gobiernos de izquierda de la región.


“Esa es la política que realmente muchas veces cansa, y muchas veces de la izquierda, esa izquierda infantil, no autentica, esa izquierda boba que es la mejor aliada de la derecha, del status y que piensa que la pobreza es parte del folclor”, sostuvo el mandatario.


El gobernante, que arribó el martes a Chile para cumplir una agenda oficial y académica, recalcó que América Latina requiere de sus recursos naturales “para superar lo más rápidamente posible la pobreza, el imperativo moral de nuestros tiempos”.    


En el aula magna de la USACH, Correa, de tendencia socialista, evocó la memoria del mandatario Salvador Allende, quien fue derrocado en 1973 por el dictador Augusto Pinochet tras lo cual se instauró un régimen de terror que dejó miles de muertos y desaparecidos.


Un momento que le valió una extensa ovación por parte del auditorio fue cuando recordó a los gestores de la música protesta: Víctor Jara, Patricio Manns, Quilapayun, Inti Illimani, cuyas voces, dijo, no pudieron ser apagadas por las bombas y cañones del facismo.


En su conferencia, Correa manifestó que el desarrollo es básicamente un problema político sobre quién manda: las élites o las grandes mayorías, el capital o los seres humanos, el mercado o la sociedad.


En este contexto, dijo que el mayor daño que se le ha hecho a la economía es haberla desvinculado de su naturaleza original de economía política. “Nos han hecho creer que todo es un asunto técnico y sin considerar las relaciones de poder dentro de la sociedad, nos han convertido en funcionales a los poderes dominantes”, subrayó.


Cuestionó que América Latina haya estado históricamente dominada por élites que excluyeron de los beneficios del progreso a las grandes mayorías.