viernes, 6 de junio de 2014

La evolución de las religiones por Francisco Miro Quezada:


A través de los años, las religiones han influido en el pensamiento del hombre produciendo cambios económicos,  políticos y culturales. También han tenido un rol preponderante en el ámbito social, experimentando grandes cambios en las distintas épocas. 

Arnold Toynbee hizo un análisis del surgimiento y caída de las civilizaciones, y concluyó que la religión constituía una fuerza regenerativa que jugó un papel muy importante en el nacimiento y desarrollo de ellas. Hablaré de tres religiones fundamentales: el judaísmo, el cristianismo y el islamismo.

La religión judía tiene milenios. Cuando en cumplimiento de sus profecías se crucificó a Jesucristo, no aceptaron que él era el Mesías, al cual siguen esperando con tenaz fe. No podemos hacer un recuento de la trayectoria del judaísmo, pero en Europa sufrieron desde la Edad Media persecuciones, sobre todo cuando tuvieron que coexistir con la religión católica. La peor persecución tuvo lugar durante el gobierno de Adolfo Hitler, quien consideró que los judíos eran la causa de todos los males y decidió terminar con ellos. Durante su mandato se asesinó cruelmente a muchos millones de judíos en los campos de exterminio. 

El judaísmo actual se caracteriza por tener diversas tendencias. Una de  ellas es la fundamentalista, que sostiene que la religión judía debe cumplir al pie de la letra los dogmas de su doctrina. Pero hay otros judíos que ven las cosas de manera muy diferente y toman su religión de un modo no tan estricto, permitiéndose algunas libertades. Finalmente, como ocurre con muchísimos pueblos del mundo, existen también judíos que no practican su religión y, sin abjurar de ella, simplemente la dejan de lado.  

El cristianismo se sustenta en las enseñanzas de Jesús de Nazaret. En Hechos de los Apóstoles se afirma que Pedro, uno de los discípulos de Jesús, fue designado por este para ser el fundador del cristianismo en Roma, donde sufrió martirio. Él fue el primer Papa. Pablo de Tarso, con gran cultura helenística, lo difundió por casi todo el Imperio Romano. Se convirtió así en una importante fuerza civilizadora. Mientras la Iglesia Católica ascendía, el Imperio Romano declinaba y el Papa y los obispos llegaron a tener no solo poder religioso, sino también político.

El cristianismo ha evolucionado a lo largo de 2.000 años. Tuvo momentos terribles, como cuando se instaló la Inquisición en España, en el año 1478. La función de la Inquisición era mantener la pureza de la fe católica y de ese modo perseguía a todos aquellos que no la practicaban o que la deformaban. Por eso los judíos  fueron perseguidos y expulsados de territorios católicos. Gran cantidad de judíos que aparentemente  habían abjurado de su religión y la seguían practicando en secreto eran cruelmente torturados y ejecutados  cuando se les descubría. De manera incomprensible, la Inquisición utilizaba medios muy crueles para perseguir a quienes estaban en contra de ella o se negaban a aceptarla. No tenían en cuenta que Cristo solo predicó el amor de los unos a los otros. La Inquisición desapareció en 1834.  

Otro momento difícil del catolicismo tuvo lugar durante el siglo XV y parte del XVI cuando hubo gran corrupción dentro del papado, siendo arquetipo de ese estado de cosas Alejandro VI, el Papa de la familia de los Borgia.  

También en esta época aparece Martín Lutero encabezando la reforma protestante. Esta situación, donde se mezclaba lo religioso con lo político, produjo las guerras de religión que duraron mucho tiempo y dejaron miles de muertos. Después del Concilio de Trento en 1572, la Iglesia retomó un camino de bien. Han existido Papas extraordinarios como Juan XXIII, Juan Pablo II y el actual papa Francisco, que goza de enorme popularidad.
El islamismo nació en el siglo VII d.C. por obra de Mahoma y tuvo una evolución durante la cual se obligaba mediante la fuerza a que se siguiera esa religión. En la actualidad ha dejado de lado su actividad conquistadora, aunque varios países islamistas sufren duras convulsiones internas en la lucha entre fundamentalistas y los que buscan una separación entre el Estado y la religión.

En la actualidad las tres religiones monoteístas ya casi no tienen nada que ver con sus antiguas prácticas, absurdas y crueles, y es así que pueden darse un fuerte abrazo.

 ..........
Fuente: Diario El Comercio - Edición 06 de junio de 2014