sábado, 22 de noviembre de 2014

Necesidad de uniformizar criterio en cuanto a la Prisión Preventiva:


La prisión preventiva (PP) bajo el Código Procesal Penal (NCPP)  del año 2004 entró en vigor en todo nuestro país en el mes de agosto de 2013, gracias a la promulgación de La ley N° 30076, “Ley que modifica el Código Penal, Código Procesal Penal, Código de ejecución penal y el Código de los Niños y Adolescentes y crea registros y protocolos con la finalidad de combatir la inseguridad ciudadana”. Antes de la implementación de esta ley la figura de PP bajo el NCPP solo se aplicaba en algunos distritos judiciales, actualmente está en vigencia en todos.

 

Esta nueva ley ha traído consigo efectos positivos y negativos para la medida de prisión preventiva. Entre los efectos positivos tenemos que en primera instancia, la prisión preventiva se lleva a cabo en una audiencia en donde rigen la oralidad y teóricamente la publicidad; en esta audiencia además se encuentran presentes las partes procesales, tanto el juez, fiscal, defensor e imputado; siendo posible que se dé una réplica y un contradictorio.

 

Estas características que son posible gracias al NCPP otorgan una mayor garantía tanto para la víctima, quien se encuentra representada por el fiscal y si así lo desea por un abogado privado; y para el imputado quien se encuentra representado por un defensor ya sea privado o de oficio y quién además tiene derecho a la palabra en un momento especifico de la audiencia.

 

Por otro lado, la principal crítica a esta norma es que solo ha puesto en vigencia algunos artículos del NCPP referidos a la prisión preventiva, el 268, 269, 270 y 271, habiéndose dejado de lado importantes artículos como el de la duración de la PP, plazo, prolongación, revocatoria, cesación y apelación.

 

Esta aplicación parcial trae consigo una serie de efectos negativos en la implementación de una medida que es extraordinaria, ya que como se sabe priva de la libertad a una persona que todavía no ha sido condenada y que por lo tanto tiene el derecho de la presunción de inocencia.

 

Uno de estos efectos es la incoherencia que se genera al aplicarse por un lado el NCPP para la primera instancia de la PP y por otro el antiguo código para la apelación de la PP. Esto trae consigo, que a diferencia de la primera instancia en donde rige la oralidad, publicidad, presencia de las partes, replicas y duplicas; en la apelación  se dé un informe oral el cual difiere sustancialmente de las audiencias, debido a que la parte que se encuentra presente tiene pocos minutos para sustentar su apelación. Además, de no ser obligatorio que la otra parte se encuentre presente, es decir si el defensor apela quien estará presente en la audiencia tan solo serán el juez y el defensor, el fiscal puede estar presente si desea pero no es obligatorio - lo que puede jugar en contra de las garantías de la víctima - lo mismo ocurre en caso que el fiscal apele, el defensor no está presente ni tampoco el imputado - lo cual trae efectos negativos para la defensa del imputado – y esto conlleva a que no se cumpla con el principio de contradicción ni tampoco con las garantías para la víctima y el imputado.

 

Asimismo, se ha corroborado después de observar más de 50 audiencias de prisión preventiva en Lima, que el principio de publicidad que debe regir bajo el NCPP no se respeta en todos los juzgados de Lima, ya que en especial uno de ellos restringe el ingreso de los familiares, no cuenta con una sala especial para llevar a cabo la audiencia y tampoco con equipo tecnológico para las grabaciones de audio y vídeo. En el caso de la apelación esta no se da en el plazo establecido por ley, sino que pueden pasar más de dos meses para que se lleve a cabo el informe oral.

Otra de las incoherencias se da en el caso de la prolongación y cesación de la prisión preventiva ya que el NCPP requiere que ambas se lleven a cabo en una audiencia (Art. 274 CPP). Sin embargo, al no estar este artículo vigente en todos los distritos judiciales no existe una interpretación clara sobre cómo proceder en cuanto a la prolongación y cesación de esta medida.

Se debe destacar que por todo lo expuesto sería realmente importante para todas las partes involucradas que se apliquen de manera integral los artículos del NCPP relacionados con la prisión preventiva en todos los distritos judiciales, teniendo en cuenta que se trata de una medida extraordinaria, que al estar dividida por dos códigos trae como consecuencia una serie de violaciones a las garantías procesales y a la presunción de inocencia, reconocidas en el art. 139 de la Constitución y en el artículo 2 del CPP, respectivamente.
.....
Fuente . IDL